lunes, 31 de diciembre de 2012

Reflexiones para la aventurera del mundo...

Ira. Venganza. Sinsabor. Amargura. De los pies a la cabeza, por cuanto mi respiración indica, el fúnebre pensamiento que de mí resucita la ensoñación de mi presente, no puede evitar preguntarse, aún en este estado hiriente: ¿podrá ser que del mundo aventurero pueda ser, por más que odio de mi corazón salga hacia él, silente? Y mientras observo la ensoñadora Luna que me muestra nuevos caminos, sonrió con poca libertad, al saber que de mí saldrán palabras nuevas, vientos distintos, si comienzo un nuevo ciclo...
Dedicado a mi nueva amiga, Begito..brisa lunar... Una nueva aventura... un mundo de luz en mi universo oscuro...

domingo, 16 de diciembre de 2012

Las dos tumbas de Dante Alighieri...

La tumba de Dante Alighieri

Si viajas a Florencia y visitas la Basílica de la Santa Cruz encontrarás las tumbas de grandes de la historia… pero te encontraras con una sorpresa: la Tumba de dante Alighieri, el más grande poeta italiano de la historia.

http://www.flickriver.com/photos/mynth/2663986424/

Seguramente, si sabes algo de la historia del florentino, sabrás que fue exiliado de por vida de Florencia, so pena de muerte si pisaba la ciudad… y te preguntarás: ¿Cómo es que su tumba está aquí… y la respuesta es simple: su cuerpo no está aquí….
Esta tumba en particular es lo que llaman un Cenotafio. Se trata de una tumba vacía, un monumento de carácter fúnebre en  honor de una persona o personas –en este caso, se trata de Dante Alighieri, de tipo simbólico. La palabra viene del griego Kenos que significa “vacío” y thapos, que significa “tumba”…
 La verdadera tumba de Dante está en Rávena, una ciudad al norte de Italia....

En esta página en particular, podrán encontrar un poquito más de información sobre la construcción de esta tumba… http://eltranshiveriano.wordpress.com/2008/08/11/ravenna-tumba-de-dante/


http://rodrienbologna.blogspot.mx/2012/05/un-dia-en-ravenna.html
http://erasmusu.com/en/erasmus-ravenna/erasmus-photos/tumba-de-dante-114334

Nota: las fotos no son de mi autoría, al pie de cada una pongo la página de donde las saque, solo tienen carácter informativo, no de lucro…

viernes, 16 de noviembre de 2012

Dolce Stil Novo (I)...


“Diosa inclemente que por alabanza añora
La soledad impía de quien le arrebata honor,
Escucha mi súplica escalar los peldaños
Del que te manifiesta amor”.
Así me propuse hablar con la doncella
De quien en mi corazón arrebatos coloca
Para que con el fervor con el que le sigo pista
Pudiera dar con la gentil señora.
Después de días de búsqueda
Al fin pude dar con semejante Diosa
Sólo para observar la dialéctica de mi alma,
Mientras, fundido mi corazón en sino oscuro
Dictaba la sinsabor de mi desesperanza.
Impulsándome, pues, la virtud de la instancia
A quien los Discípulos evocan en la firme ultranza
Me mostraba la labor que, fidedigna de mi amor
Me instruía en el fragor de mil batallas
Para despertar, querido lector, los cruentos relatos
Que de mi memoria huella instalan.
La gran señora, piadosa, pura, mostrabase plena
De la dulce mezcla de los nueve reinos
Mientras mi oprobio sentido pleno
Daba fe en una y mil pausas…

domingo, 11 de noviembre de 2012

Overture


As the smoke slowly faded, the figure stood naked. Height of 1.64 meters, the burly man had looked very sturdy, but confused, not knowing how he got here or who was the voice that spoke to him, only managed to remain provocative, arrogant. Although he was scared, he was a soldier and his king would not run away from it.
'I told you not to move, young soldier. The voice spoke perfect-Old Persian have no idea where you are or what purpose will fulfill here, but will be glorious for you and the others who have been "stolen" from their places of origin.
- Who are you? Bears waking the fury of Anusiya, bringing me to a place I am not with my family? Did you know well that your death is what you've earned as are?
-Quiet, warrior. Not sure where you are or if you die. But do not worry. These friends. We just want to make you an offer. You'll have some time to think though you can not leave here. If you accept the gift, the glory will cover you and your ancestors. If you refuse, you will simply return to where you belong.
The proud mercenary reasons and did not understand. He had begun to seek, in the darkness, in terror, an exit. The light illuminating the center of the room had stopped cause tranquility, as he realized that it was not natural. There was a hole in the roof! The gods were playing a joke ... or was it the work of Ahriman. Surely Zahhak was setting a trap and was in some kind of purgatory, although not imagine why: he was a good husband and fervent soldier. Anyway groping, until he realized that there was no escape. Then he began to cry. The voice was silent. Perhaps the devil he was doing this he was having fun at his expense, so I try to calm down. I would not give that pleasure. The, for years, had been a Anusiya very proud of his lineage and his king would be proud of him.
- Quiet soldier. You are speaking the truth-was someone else with him. What kind of magic was this? - Just relax. I think I can explain everything, if you calm down and give me your word that you will not make any attempt to escape. Fulfil your word to free if you do not accept the offer. And I think, the most noted, asked to speak with you personally.
From the shadows emerged. Then the warrior could see clearly through the magical sun, amid the place, who would speak that way. And he acknowledged. It was him. He brought his characteristic armor, metallic leather lined. Although noticed that, unlike traditional colors Greeks this armor was black. From the greaves and sandals. The skirt was loose strips of black leather too intense. The breastplate and back also black, white complexion magnify man standing before him. But the shield, one of a kind, made just for the son of the Goddess by Vulcan, confirmed his thoughts. He immediately bowed to pay respect to that of the light feet that spoke of both the legends of his people, the mighty warrior, Ἀχιλλεύς Αἰακίδης.
I see you recognize me, fearful Athanatoi. Then you will know that my words are true. Come, let's talk and see the wise decision of my words and I'm sure that we will reach an agreement. What's your name?
- Megistias, Alfeocenis son, lomarka Corinth campaign.
- Well. Conversemos, young warrior ...

As soon as they heard the whispers in the shadows of the place. Whoever was in that kind of interrogation knew that there, in the dark, two men off the charts were talking in a language that only they understand: the war. But above all, they knew that this was the start of something big.
And they urged the eleven men in the room sounds. This window on top of the interrogation area, covered by a special glass that camuflajeaba to blend into the shadows of the great hall which was the eye of the storm at the time, was not only a place to perform these practices . No ... went beyond that. The gray circle on the floor was just the visible part of a gigantic machine that actually did what many men had desired, wanted and dreamed in the past two thousand years. They were masters of this, and thus fulfill the wishes of one who was far above them. The goddess that responded had given them a curse and were willing to sacrifice everything in pursuit of fulfilling its mandate, the bloodiest way possible.
-Lebbeus ... everything goes according to the minutes. What else would you suggest that? - Matthew, the man sat frowning while crossing the left leg in the opposite direction indicated. Lebbeus, who was turning his back looking down, as if he knew where were those in the celestial room, did not move as they responded.
-Calm your cravings Matthew. - Turning now to confront his accuser. The other men in the room located just watched. Soon we will have ready-to these men. Then we can start the discussion. We have lived long enough to know that this is the way, do not understand why it bothers you so much ...
-It bothers me because time has passed and we are just glimpsing the nature of our actions. It bothers me that we have not taken the necessary steps to initiate discussion of Malachi. It bothers me that ...
-Silence-Simon broke the dialogue, always serious. His beard was long since disappeared, but the bulk of his eyebrows was his trademark. Has sounded the alarm. Akilleus has finished its work. Ábranle the door, we want you to know .... Megistias

Obertura...


Mientras el humo se desvanecía lentamente, la figura desnuda se levantaba. De 1.64 metros de estatura, el fornido hombrecillo tenía pinta muy recia, pero confundido por no saber cómo había llegado aquí ni quien era aquella voz que le hablaba, solo atinaba a permanecer provocador, arrogante. Aunque estaba asustado, era un soldado y su rey no andaría lejos de él.
—Ya te dije que no te muevas, joven soldado. —La voz hablaba un perfecto persa antiguo—No tienes idea de en donde te encuentras o que propósito cumplirás aquí, pero será glorioso para ti y los otros que han sido “robados” de sus lugares de origen.
— ¿Quién eres? Osas despertar la furia de los Anusiya, trayéndome a un lugar que no es junto a mi familia? ¿Acaso sabes bien que tu sentencia de muerte es lo que has ganado en cuanto te encuentren?
—Calma, guerrero. No sabes en donde te encuentras o si puedes morir. Pero no te preocupes. Estas entre amigos. Solo queremos hacerte un ofrecimiento. Tendrás un tiempo para pensarlo aunque no podrás salir de aquí. Si aceptas el regalo, la gloria cubrirá a tus ancestros y a ti. Si no aceptas, simplemente serás devuelto a donde perteneces.
El orgulloso mercenario ya no entendía de razones. Había comenzado a buscar, entre la oscuridad, presa del terror, una salida. La luz que iluminaba el centro del cuarto ya había dejado de provocarle tranquilidad, en cuanto se dio cuenta de que no era natural. ¡No había un hueco en el techo! Los dioses le estaban jugando una broma… o era todo obra de Ahrimán. Seguramente  Zahhak le estaba tendiendo una trampa y estaba en alguna especie de purgatorio, aunque no se imaginaba por qué: era buen esposo y ferviente soldado. En todo caso buscaba a tientas, hasta que comprendió que no había escapatoria. Entonces comenzó a gritar. La voz había callado. Tal vez el demonio que le estaba haciendo esto se estaba divirtiendo a sus costillas, así que intento tranquilizarse. No le daría ese gusto. El, por años, había sido un Anusiya muy orgulloso de su linaje y su rey estaría orgulloso de él.
     Tranquilo soldado. Te están hablando con la verdad— Había alguien más con él. ¿Qué clase de magia era esta? — Solo relájate. Creo que yo puedo explicártelo todo, si te tranquilizas y me das tu palabra de que no harás ningún intento de escapar. Cumplirán su palabra de liberarte si no aceptas la oferta. Y creo que, siendo el más indicado, pedí hablar personalmente contigo.
De las sombras emergió. Entonces aquel guerrero pudo ver claramente, por medio del sol mágico, en medio del lugar, a quien le hablaba de esa forma. Y lo reconoció. Era él. Traía la armadura que lo caracterizaba, metalica con bordeados de cuero. Aunque notaba que, a diferencia de los colores tradicionales griegos, esta armadura era de color negro. Desde las grebas y las sandalias. La falda de tiras sueltas era de un cuero negro demasiado intenso. El peto y el espaldar también negros, magnificaban la tez blanca del hombre parado frente a él. Pero el escudo, único en su tipo, hecho sólo para el hijo de la Diosa por Vulcano, confirmo sus pensamientos. De inmediato se inclinó para rendir respeto a aquel de los pies ligeros del que se hablaba tanto en las leyendas de su pueblo, el guerrero más poderoso, Ἀχιλλεύς Αἰακίδης.
—Veo que me reconoces, temible Athanatoi. Entonces sabrás que mis palabras son verdad. Ven, hablemos y verás la sabia decisión de mis palabras y estoy seguro de que llegaremos a un acuerdo. ¿Cómo te llamas?
     Megistias, hijo de Alfeocenis, lomarka de la campaña de Corintos.
     Bien. Conversemos, joven guerrero…

Apenas se oían los susurros entre las sombras del lugar. Quien fuera que estuviese en esa especie de interrogatorio sabía que allí, en plena oscuridad, dos hombres fuera de serie estaban hablando en un idioma que solo ellos comprendían: el de la guerra. Pero sobre todas las cosas, sabían que esto era el inicio de algo grande.
Y así lo instaban los once hombres dentro del salón de sonidos. Este escaparate en la parte superior de la zona de interrogatorios, cubiertos por un vidrio especial que se camuflajeaba para confundirse entre las sombras del gran salón que era el ojo del huracán en esos momentos, era no solamente un sitio para poder realizar este tipo de prácticas. No… iba más allá de eso. El círculo de color gris en el piso era solo la parte visible de una gigantesca maquinaria que hacía realidad lo que muchos hombres habían deseado, buscado y soñado en estos últimos dos mil años. Ellos eran los dueños de esto, y con ello cumplirían los deseos de aquel que estaba muy por encima de ellos. La divinidad a la que respondían les había dado una maldición y estaban dispuestos a sacrificarlo todo en pos de cumplir su mandato, de la forma más sangrienta posible.
—Lebeo… todo va de acuerdo a la minuta. ¿Qué otra cosa sugieres al respecto? — Mateo, el hombre sentado, fruncía el ceño mientras cruzaba la pierna izquierda en dirección contraria a la del señalado. Lebeo, quien estaba dándoles la espalda viendo hacia abajo, como si supiera donde se encontraban aquellas personas, en la Sala Celestial, no se movio mientras les respondía.
—Calma tus ansias Mateo. — volteo ahora a confrontarse con su acusador. Los demás hombres situados en el cuarto solo observaban. —Pronto tendremos listos a estos hombres. Entonces podremos iniciar la deliberación. Hemos vivido lo suficiente para saber que este es el camino, no entiendo por qué te molesta tanto…
—Me molesta porque ya ha pasado tiempo y apenas estamos vislumbrando la naturaleza de nuestros actos. Me molesta que no hemos emprendido las acciones necesarias para iniciar las deliberaciones de Malaquías. Me molesta que…
—Silencio—Simón rompía el dialogo, siempre serio. Hacía mucho que su barba desaparecía, pero el grueso de sus cejas era su sello inconfundible—.  Ha sonado la alarma. Akilleus ya ha terminado su labor. Ábranle la puerta, quiero que Megistias nos conozca….

Eleven


And there it was. A small Catrina whom they had named Catherine, watching carefully. And I make this statement because most vividly seen her to look at me at any given time. I swear! She was looking for the phone. I myself had arranged to take a picture and upload it to social networks. I thought at the time charming detail. But now she was sitting in her little chair, on my desk, with the head turned directly to where I was.
At first turn where my colleagues to make sure someone else was a witness. If that happened, no one would cross out of crazy. But there was no answer. All were tucked in their affairs, so if I said anything, I would be laughed at by the whole office. So I kept doing my job. But at times it felt. That leer. Desnudadora. Diabolical. Sometimes overcame my fear and turned. There was scrutinizing me with those plastic eyes. It was not even possible for the two tiny black colored balls were in that position, because the eyes were hollow: gravity had to be at the bottom, giving the impression that saw original down. And yet I was watching.
Get out of my seat, gripped by a fear infinity as the eternal grin curved, giving the impression that I was smiling.
- Moved! I swear! Moved!
Everyone looked at me astonished. The way I got out of my chair was enough to understand that there was some kind of joke and my face probably showed my legitimate terror. But distracted for a moment, decided to follow in his routine. One of them turned to where I pointed, and immediately looked back to his task. Puzzled by the lack of response I steeled myself and turned my head only to find it was right in its original form. It did not seem to have moved or deformed in any way. However, when I sat back, gave me the impression that turned around to me, smiling, sideways ...

Ten


I remember well the old Marcelino. While I'm standing in front of his grave my soul travels back to reconnect with him, typical seaman, port. He was always, ever since I met him in years, in shorts, sandals and old shirts, ungainly. Yes, always teaching, because he was unbuttoned all the time, his prominent belly-earned from a life of waste and rough fisherman tasks.
It was spoken by nature evil. His personality was rude to talk with him any more of a dialogue out loudly, at least on his part. Smoked after their unmistakable delicate smoked or Faritos, chatted with you if you were an adult or trying to scare you with his imposing presence. Why yes: despite its poor condition, seafarers, knew impose his presence wherever he was.
I met him by my grandparents. Do not know how I knew and I never thought to ask. Child in the end, I was afraid, it disappeared in my youth, and was displaced by an incredible respect. They had a place in the main square of the kiosk, which was fair view of the main facade of the city hall of the town. Sold scrapings from consciousness and had never abandoned the habit of opening in the evenings. Coastal town, people left at that time to take a walk to the huge park and sit around, preferably in the kiosk and ask one of the locals in a scraping or a drink or snack. There I saw him last. He had gone to the market, a block, to buy totopo and his pack of cigarettes. With his sullen, always talking directly, openly, it was only a matter of a greeting to me and took his place alongside the greatest, to chat for a while before climbing. I do not remember if I ever visit your home, but I imagine that if, at some point in one of many holidays that I spent there.
Back in those days just to those people that I met my first love, which also met the scorn and humiliation. Where we are treated to the capital as people are not well liked, even the name "chilangos" has a special flavor of contempt. However both civilization has come to criticize us eat them and now there is no difference in some neighborhoods of the place. And I learned that the old sea dog, the big man, the foul-mouthed Marcelino had died. Asleep. As sleep great men teach the world a bit of what they are. And while I am here, at the foot of his grave, and I well remember fondly, the old ...

Nueve


La bestia se movía al compás del corazón de Irene. No había podido encontrarla desde que se escondiera pero en la oscuridad  atenida a ese infernal silencio, podía sentir que él jugaba con ella. Se estaba resignando a ver sus ojos verdes brillantes brillar en la oscuridad aparecer de pronto enfrente de ella y que su aliento pútrido fuera lo último antes de que sus garras la tomaran y la jalaran hacia él. Se imaginaba a si misma mientras la criatura la agarrara y probablemente la partiera en dos, acabando al instante con su vida; o que la mordiera y la infectara, dejando a su suerte lenta y dolorosamente. O que la infección la transformara en alguien como el. Su imaginación se desbordaba en aparatosos finales para su vida que comenzaba apenas.
Se tapaba la boca con las dos manos… cualquier ruido lo atraería rápidamente. Como buen monstruo, debía tener muy desarrollados los sentidos del olfato. De la vista. No sabía. Y no saber la desesperaba: ¿Cómo podría enfrentarse a este ser? ¿Cómo se salvaría? Necesitaba rápidamente aprender algo, pero en esa situación y ante la disyuntiva de salir y morir por cualquier tipo de ataque, tenía que pensar. Pronto se le acabarían las opciones de escondite al ente y la encontraría, tarde que temprano.
de pronto, quedo frente a su refugio: Seguía buscándola, pero no volteaba y ella tenía que pensar rápido en caso de que en cualquier instante la seguridad de su guarida se viniera abajo al encontrarse él de frente a ella. Si se levantaba y corría hacia la izquierda, tendría que agacharse por unos tubos a la mitad de lugar, pero por el tamaño desproporcionado de la bestia, le daría oportunidad para buscar otro escondrijo o huir perdiéndosele de vista. Pero no sabía que tan inteligente era el monstruo. ¿Y si saltaba por entre los tubos? Eso le daría oportunidad de preparar una emboscada y en cuanto ella saliera le saltaría encima. Si corría hacia la derecha, entraría en una serie de pasillos, anaqueles decenas que le permitirían adentrarse aún más en la nave industrial que ahora era, por todos lados, una trampa mortal. Pero dependería su éxito solamente de poder ser más veloz que él, un instante, para perdersele de vista y entonces confundirle entre los pasillos que, por fortuna, tampoco eran muy largos.
Tenía que pensar y tomar una decisión. Y era ahora  nunca: el ser volteo y la observó fijamente, como el cazador que esta satisfecho al encontrar su presa. Y antes de que ella pudiera salir disparada hacia la derecha, el largo brazo izquierdo ya iba en el aire, trazando una curva antes de toparse en ella, con un lazo que la lanzo al otro lado. Era el fin, el golpe la aturdió y un golpe en la cabeza con el chicoteo la dejo inconsciente.
Irene ya no pudo observar como el aliento fétido cubría por completo su cara. las mandíbulas, listas para soltar el mordisco, se detuvieron de pronto. El celular que ella traía sonaba en una extraña interferencia. La bestia volteo y lo vio allí, inmóvil. Una delgada marioneta sin rostro parecía estarlo vigilando. Tentáculos salieron de su espalda y a una velocidad infame atraparon los brazos del monstruo. Este rugió de ira y se dispuso a atacar al intruso. No le quitarían su comida. Pero no podía moverse. La fuerza en los tentáculos era formidable, lo suficiente para atraparlo y no permitirle moverse más allá de ese lugar. Rugió como nunca antes, grito de batalla entre dos engendros infernales. Pero aquella forma humanice no se movía. No expresaba ningún sentimiento, no como su adversario, que era furia en su estado más puro. Solo permanecía allí, parado, inmóvil. Comenzó a mover la cabeza hacia un lado y hacia otro hasta que fue un movimiento frenético, desquiciado. eso embotaba aún más la actitud rubicunda del gigantesco pseudoanimal que enfrentaba, Quería soltarse, despedazar todo.
Solo fue un momento. La bestia giro la cabeza. Slender ya no se encontraba allí. Sin embargo sus tentáculos seguían apresando, aunque la dirección de la que venían cambiaba y se alargaba hasta desaparecer detrás de la entrada de un cuarto al fondo, la pared no permitía ver por dentro. La bestia sintió que esa era su oportunidad. Al no verlo, podría safarse de aquellos tentáculos y comenzaría la cacería del que lo insulto. pero no podía romper la fuerza de aquellas titánicas fuerzas, de aquellos tentáculos que parecían imposibles de doblegar, intento morder uno de ellos, pero se encontró con un sabor terrible que lo hizo soltar esa forma grotesca. No podía escapar y finalmente lo entendió: el era ahora la presa.
Y mientras intentaba, sin éxito alguno, soltarse de su captor, no pudo ver que detrás de él, la forma del hombre delgado aparecía. Y mientras su cabeza parecía, de pronto, derretirse y un brillo salía de los recovecos que se iban descubriendo, la bestia comenzó a gritar. pero esta vez no era furia. Esta vez estaba sintiendo dolor...

Eight


While touring the labyrinthine corridors of the store, clearly heard mocking cries Bathory: clearly, the vampire airborne, it seemed impossible to escape his presence.
- Why do you think you'll get out of this, little rat commoner? With your death, my son feed him beyond his wildest dreams and we will be invincible, jajajajajajaja ja ......!
He imagined too much time trying to hide the monster who had murdered his companions while ago. The brutal slaughter engender new vampires, all loyal to the Blood Countess, so he must give notice ... Raul was the only person alive in miles around. He had to get a car. Maybe the speed is a weakness of sinister creatures that haunted him.
There were only a few meters. But I could not go in a straight line, by force would surround the power plant that hid the rear door. Surely there was the car of the director general. A good car, that would ensure a quick getaway if I could start it, and it did not have the keys. I just needed enough to be hiding out in silence. Maybe it was like turning on the car, it could be long enough in silence to be able to escape. They laugh at their attempts to murder and could go to the police. Had a picture that would show that he was not crazy! Just praying that police will not touch too skeptical. I had enough of hearing screams of terror and macabre apparitions to have to endure taunts and deletions of madness who was probably the only survivor Axelbund plant.
-Devils-thought-If there are only a few meters. Why did they have to hide out with that stupid machine? Luckily helped with much darkness. But given all these deceptions head of the comics and movies, vampires certainly had some kind of night view, so that they might seem to day. U ultrasensitive noses. I did not know and that made him go even slower. Trying filled with machines, not giving them time to react to a noise. Also, the shadows were so dense very helpful in advance, since he had to go so carefully that virtually walked a short stretch in a very long time, among which tempted and then progressed without making much noise.
I can see the exit door. But I spot something else, as he glanced quickly and returned to the relative safety of the corner where he was. He thought he saw a guy standing there with a suit. I saw very quickly. Would it also a vampire? No I could make out well. I even thought I could not see his face. Surely terror and adrenaline played a trick on him. He lean, but there was nothing there. It could not be. If you had gone very fast man, by force would have made a lot of noise with the door. And out the other side, have had to go to his side, so that, seeing him, Raul would have pulled to warn of the terrible danger he would be. Or do you really seen? Maybe I was too tired ....
The road was now clear. But he began to feel that someone was watching him. I glance one last time, making sure no one was following him. Nothing. Then I move slowly. He was terrified of the sound of his heart was strong enough to alert the Countess and converted vampires. It was as quiet as possible. Finally he reached the door. And as he opened it, the second I turned to make sure you were not in the store, he saw the enigmatic person I had seen before, by the door. Now I had a little more time. His heart helo. Indeed I had no face! He was clad in a black suit and held the same position as when he first saw it. How could be no face? The fear was real, almost crying just a feeling. Do you also he was chasing? Why not attack? That awful feeling this, that pierced the soul, as if a terrible cry had been uttered by a dead mother looking for her children! We did not mind the noise, that vision was more frightening than having to confront those undead. At Least Bathory laughed, showing feelings or hatred ... but this was in front of him ... what could show? It was a terrifying anything ...
-You probably already know my son could see human-Countess continued talking while flying over the stock in your search. Still not localized, as he ran out. She continued talking and Raul clearly heard. - Is it a beautiful body, is not it? He has been told in many ways in the past. But it has always managed to stay out of the limelight and into the nightmares of children worldwide. I, your mother, I have to show him clothed blood must run in the world. Slender Now you say, but have no idea what it really is. At least not the living ...
At this point Raúl was terrified trying to open the car, while the view was the door, waiting for the monster to come out at any moment. But several seconds had passed and nothing. Bathory continued his talk ...
-You can only see a glimpse of the nature of my son moments before he died ...
He turned on the car radio suddenly. But it was just interference. Question was one second. Swing with the intention of running on the road and there it was. Together it. Seeing without eyes. And as the light faded and could see like tentacles coming out of his back, he understood what the Countess Bathory spoke. Now I could see, before I die, the true face of the Slender ..

Seven


I see you in dreams, as if it were a joke ... remember the steps of the condo, with one large central courtyard, where converged like a spasm labyrinthine soul, many steps. There we went down all the guys playing each building. That's where I met you, that time you turn up and there you were ... playing with your dolls, until you felt my eyes ... then I remember you showed me your tongue in an act of contempt. Because you showed me what you'd flirt with me ... and that day, unknowingly, had fallen in love with you, like the air we breathe ... restless ... honest ... in the end, also were a kid ...
Over the day we met. And it all started from there. So many memories of my heart that fails to shed tears of joy the wind because you have done for me. I've filled sensations. Idiosyncrasies of dead and lives of others. You came into this life just beginning and really iluminaste unwittingly.
We played sometimes what you want. Just to be with you. But you also prestabas to play whatever I wanted, in order to remain at my side. Sometimes berrinchuda eras, like the time you wanted an ice cream and I, no money, did not know what to do. Cried and cried. And it occurred to me just a crazy idea and told the grandfather that your doll, your daughter, had broken his arm and needed a doctor urgently. He, sensing reality pretended to swallow my deception and gave me enough to fulfill your whims. But upon leaving, my name and guiñéndome an eye with that big smile and wonder ...
- It's worth it, right?
-Every time Grandma ....
Only non-well son all the time ...
And so it was. But not by me. Thought you understood that you could only give you that luxury once. He never came back to do something. And after you told me it was there, where you stayed pinned me. Because even if it was an ordinary act, say anything to keep you comfortable.
Thus passed weeks. Months. Years. We grew up next to each other. We parted at school, everyone had to pursue their dreams. But the dream always mightiest of all ages, you mine and I yours. So we knew that sooner or later, would see us. Because I could not breathe well if you were not by my side. The technology was on our side .... Webcams. Cell phone. Email. We never hartábamos each other, and up came a time when we had it up to here with the other, lol ... it was fun if you shared the moment you.
So now here, in front of the dresser, I'm ready. The ring has called me. Want to be yours. And hope you do it. Because of my life will be worth nothing if you do not decide to continue making me gestures, like that time in the window, when I met you my heart and swear, without my knowing, that one day you'd be my wife ....

Six


It was night and he was surprised that he was so damn far from home. I should walk, for the hundred dollars he had in one of his pockets alone would make him a target of theft, rather than help him get home. So he sailed through the streets, which, even though it was already dawn, people outside had the occasional house. It gave him confidence. The problem would be coming to the Board of Xochiaca. The place, that yes it was completely dark and lonely by the immensity of the avenue. Dreary, gloomy. That one scared him. But there was no way to get home, walk around the board until the avenue seven and walking up the avenue there Pantitlan or take a van and pray that everything went well.
It took a few minutes when he lost all sense. Just remember that moon and the face of a woman with a cake in hand tamale. But was it a dream? A nightmare? We gave ten in the morning and he was at home resting.
He got up and was surprised when I get to the bathroom ... ensangrantado all panicked. What had happened? What was going on with him? Decided first of all take a bath and then dressed and out to investigate to see if something was out of the everyday context. Or that the gossips of the neighborhood knew something and could know.
Nothing. Everything was as normal as ever. -Maybe it was a dream, he thought. Lso probably still under influence of alcohol, he thought it was blood. Equal treatment and only mud, fell and so drunk and did not even notice. Yeah, that must have been.
As always, past the newsstand paused to see the headlines, because he did not like to buy newspapers, but rather that he could read as well and be a little aware. And that's when he saw her. The paper clearly showed it. The guerita was there, lying on the floor. On one side, a tamale cake half-eaten. Quickly pulled out a few coins, barely enough to buy a newspaper and to the surprise of the seller to the nascent upheaval, and continued recovery in its affairs. And as he walked, he realized what they were saying: that some sort of giant animal attacked her in the street, just as he had just bought the cake, because only that explained the nature of the wounds, not human. And as he walked, his heart resumed normal rhythm. Surely everything would have to be a bad dream, a joke, much like the dream that mingled in his mind of wolf ..

viernes, 21 de septiembre de 2012

Cinco

La vista desde el transbordador, de la vía láctea era inconmensurable. Y el placer solo era para el Comandante Zorg, que estaba al mando, pues los demás estaban, en esos momentos, demasiado ocupados en las faenas propias de una nave carguero tan grande. Ya estaba demasiado lejos y aunque llevaban décadas lejos de la tierra, aún añoraba su amado Veracruz, de donde era originario. Si, era el primer mexicano en el más alto rango de una nave tripulada. pero después de tanto tiempo, las nacionalidades se habían ido olvidado. Por fin, la más alta aspiración del ser humano, el ser uno cn sus semejantes, surtía efecto, precisamente estando tan lejos de casa.
Una voz lo interrumpió en sus pensamientos. Era el Cabo Krutzz, uno de sus subordinados.
—¿Capitan?—A Zorg le encantaba observar la disposición particular de aquel oficial. De apariencia menuda, el bajito oficial siempre ofrecía una gran sonrisa. aún cuando estaba serio, por lo que era uno de los mas queridos en la nave interestelar —Estamos por alcanzar la estación Vanguardia. ¿Tomamos esquema de acoplamiento? Esperamos sus ordenes.
—No. Vayamos a cubierta. Antes de acoplarnos a la estación, quiero estar seguro de que no hay peligro alguno para los hombres. Daremos una vuelta alrededor de la estación para observar cada detalle, mientras intentamos, una vez más, establecer comunicación y esperar que nos contesten
—A sus ordenes Capitan.
Tomaron el elevador que estaba justo atrás de ellos.  Mientras subían los niveles exteriores, observando el espacio a través de los vidrios, Krutzz no pudo evitar vencer su temor a preguntar.
—¿Capitan?
—Digame Cabo.
—¿Cree usted que haya alguien con vida? ¿QUe habrá sucedido allí dentro?
—No lo sé, Cabo. Por esa razón ordene hace unos meses que cambiáramos el rumbo original viniéramos acá. Vanguardia es un punto muy importante para las operaciones interestelares y si algo les sucedió y no hay nadie con vida, tendremos que dejar un batallón hasta que de las otras estaciones manden gente a repoblar la estación Vanguardia.
—Puedo ser abierto con usted, Señor.
—Adelante.
—Yo jamás he visto algo así. Y la verdad es que tengo mucho miedo. Lo que hemos visto en los cristales —"Los cristales" era el nombre adoptado para referirse a las películas terrestres— No se compara en nada a las sensaciones de una estación en la que nadie contesta puede acarrearnos. Parece sacado todo esto de una historia de terror—
—Y así es, mi querido amigo—Zorg jamás abandonaba su seriedad— Pero no tenemos más remedio que hacerlo. Precisamente es por ello que deseo tomar todas las precauciones posibles antes de siquiera pensar en entrar a la estación. Cualquier señal, una pista que un vistazo pueda darnos, podría ser vital a la hora de tomar decisiones.
Llegando al centro de comando, tomaron asiento mientras comenzaban las maniobras. La falta de ruido en el espacio hacía más bizarros los movimientos de la nave, mientras todo el mundo buscaba algo que, fuera de lo común, diera cuenta de la situación en la gigantesca estación espacial. Pasaron así varios minutos pero nada por fuera indicaba la ausencia total de comunicaciones con el Vanguardia. Al fin, después de una exhaustiva búsqueda, por fin comenzaron, bajo la orden de Zorg, los movimientos de acoplamiento a la estación.
Ya listo un batallón con sus trajes en funcionamiento, quedaron frente al mando del Coronel Stevens.
—Listos cuando lo ordene Capitan.
—Proceda de acuerdo a los protocolos Coronel— La sensación de que algo andaba mal no abandonaba a Marko Zorg. Pero no podía hacer nada hasta no ver, por las cámaras conectadas a los trajes de los soldados, la situación adentro. —Mantegame informado en todo momento de la situación.
—Enterado. Y ustedes, soldados, no olviden: en grupos de cuatro personas y hablando entre ustedes por sus intercomunicadores cada quince segundos, a no menos un metro cada uno, siempre al pendientes de su unidad, no quiero perder a nadie. ¿Entendido?
Mientras abria la compuerta del Vanguardia, una espesa neblina comenzo a abarcar el compartimento de desembarque. Todos comenzaron a ponerse nerviosos, alistando armas y comenzando a avanzar lentamente… nadie tenía idea de lo que les esperaba...

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Cuatro

—No te muevas. Solo quedate quieto. Ya no puedes hacer nada por salvarte a ti o a tus amigos—
Kakaroto no podía dar crédito a que alguien le dijera eso. Sin embargo, ya no tenía muchas fuerzas para pelear con él. El titánico enloquecido que estaba en el aire, mientras que él, un Saijan de cepa pura, permanecía en el piso abatido, destrozado. Habia apenas echado un vistazo y, asegurandose de que Kuririn, Yamcha y demás amigos estaban con vida, aunque desmayados, él mismo cayo al suelo.
—Jamás— dijo con la voz entrecortada. —Mientras… mientras esté con vida tú no ganaras…—
—¿Eso crees, pequeño?— Dijo el gigante de unos dos metros y medio, según un cálculo de Ten — Nadie puede detenerme a estas alturas. Yo soy invencible….—
Un disparo de impacto no lo dejo terminar su dialogo. Desde el cielo, en un punto superior a él, Majunia lanzaba un ataque simultáneo, junto con el orgulloso Vegeta. Los impactos daban directamente al coloso, que utilizaba sus brazos para cubrirse lo mejor que pudiera, sin lograrlo. La cantidad de ondas de energía era tal, que el humo de cada estallido pronto cubrió el cuerpo de aquella bestia infame. Aquel ser que descubrieran originalmente como un joven robando comida y que, al intentar detenerlo, sufriera una salvaje transformación en este monstruo. Poco a poco se habían ido reuniendo los guerreros comandados por aquel alienigena al que llamaban kakaroto. Y todos habían ido cayendo uno a uno, hasta que la batalla final, en momentos eterna, culmino con la casi derrota del Saiyan. Parecia que el vigor del monstruo se renovaba a cada momento, mientras que las energías abandonaban a todos los demás, pero en realidad era una ilusión: era el coraje, la ira contenida que estallaba sin control, lo que hacia peligroso realmente a esta bestia. Y su voluntad, indomable, chocaba como un objeto imparable, contra todo aquello que le bloqueara el paso.
—¡Maldito fenómeno! Aguanta todo lo que le mandamos— El príncipe de la raza Saijan sentía hervir su corazón con la firme idea de prevalecer. Como siempre, el paso del tiempo no templaba su carácter y ahora, ante la idea de volver a morir, vibraba toda su voluntad y energía.
—No malgastes toda tu energía en un solo ataque desenfrenado, Vegeta —Como siempre, Majunia pensaba con la cabeza fría–. Acatemos el plan que trazamos o todo se perderá… No nos enfrentamos a un enemigo normal… Tenemos que…
No pudo terminar la frase. Sus ojos se abrieron, desorbitados, ante el espectáculo que estaba comenzando a presenciar… Aquella criatura… aquel monstruo que ellos mismos despertaran en un ataque de soberbia, estaba, de alguna manera, absorbiendo el calor, la energía en forma de bolas o rayos.
—¡Detente Vegeta!— No le estamos haciendo daño
—¿De qué hablas sabandija— Si no se ha movido de allí… la batalla te esta…
—Observalo bien Vegeta— Majunia señalo al ente, cuando ya el humo se disipaba. Vegeta abrió los ojos sorprendido de que el monstruo no solamente estuviera sin daños observables, sino que se encontraba de pie, un poco aturdido, pero probablemente listo para entrar en acción. —Mientras no estemos seguros de que lo que le enviamos no lo fortalezca, sugiero que suspendamos el ataque. Vegeta cerró los puños, furioso.
—Espero que tengas la razón Nameikousaijin. La vida de todos depende de esto— Dicho esto, bajaron lentamente hasta posarse en tierra. El coloso no se movía. Sólo los miraba, quizá esperando una nueva oleada. Majunia se acerco lentamente a Kakaroto, mientras Vegeta adoptaba su natural posición de curar los brazos. Sin embargo, estaba completamente alerta ante la posibilidad de que el monstruo atacara. Aunque… ahora Vegeta se daba cuenta de que en realidad la criatura solo los había vencido en defensa propia. Nunca los había atacado por iniciativa, así que tendrían oportunidad de reagruparse mientras no lo atacaran.
—¿Cómo estas Goku?— Majunia levantaba al maltrecho Saiyan.
—Esto… esto no es posible Piccolo… —Kakaroto observaba atónito, pero con una gran sonrisa en el rostro. Lo estaba disfrutando. Tantos años habían pasado ya sin que existiera amenaza alguna a la tierra, que esta pelea le ofrecía un alivio al aburrimiento.— Aguanto una genki-dhama sin daño alguno…
—¡Eres un estúpido Kakkarottoh!— Vegeta gritaba estupefacto ante la reacción soez de su paisano — Si no lo hubieras estado molestando con que peleara contigo, no estaríamos en esta situación
—¿No me digas que tú no querías pelear también Vegeta?
—¡Claro que si Zoquete! ¡Pero ahora tengo una familia que cuidar y no voy a arriesgarlos por tus estupideces! ¡Tienes que encontrar la forma de matar a este engendro!
—No lo conseguirán pequeños humanos… —La voz cavernosa del monstruo sonaba por primera vez desde que le pidiera, con su voz normal a Kakkarottoh, que se detuviera, que lo dejara en paz, que no le gustaba pelear y se viera obligado, por la presión y la ira, a transformarse en esto—. No hay forma de matarme. No una que yo conozca. Porque yo no soy humano solamente. Soy la mezcla perfecta de todas las razas… ¡Soy el destructor perfecto! Vean lo que provocaron… ahora no me detendré hasta que el último de ustedes perezca en la pira incandescente de mi furia… aunque, tengo curiosidad… como es que sus amigos no aguantaron nada en contra mía— Señalo a lo lejos a Kru-ri-rin, a Ten Chian Haann y Shamcha, tirados en el piso e inconscientes. — y ustedes han soportado parte de mi ataque…
—Fácil, amigo— a una señal de Gro-ku, Majjunia se alejo y Vegeta y Kakkarottoh quedaron flanqueando al titán enloquecido— Es que nosotros tampoco somos humanos. Ni siquiera somos de este planeta…
El suelo comenzó a estremecerse. El niño monstruo nunca había sentido algo así, pero su vista se desencajo de la sorpresa cuando vio enfrente de él lo que estaba aconteciendo… los otrora humanoides ahora eran rodeados por una especie de aura que originaba una corriente de aire hacia el cielo. La energía desprendida de este acto era la que hacía temblar la tierra. Pero también sentía el calor. La energía liberada por este solo acto. Entonces, el cabello de los dos hombres comenzó a cambiar a un dorado incandescente que les levanto aún más el revoltijo de cabello que traían, hasta dejárselos como si se hubieran echado gel o algo así. Pero la mirada de los dos… en ella estaba el verdadero cambio. Ya no eran humanos. Eso lo sabía perfectamente la bestia porque era la misma mirada que él tenía cuando estaba en este estado de transformación. Cualquier cosa que estuvieran haciendo, los había transformado por completo y ahora pareciera que estaban de su nivel.
—Somos del planeta Ve-githah. Yo soy Vegeta, príncipe de los Saiyan y él es Kakkarottoh. Y ahora estamos en un estado que los demás llaman Super-Saiyan. En este estado, somos como Dioses.— Haciendo un gesto con la mano, Vegeta señalo a un punto en el horizonte — te sugiero que te vayas de inmediato y abandones la pelea. No sabes de lo que somos capaces…
—Ustedes no tienen idea, niños. Y es que si ustedes son como dioses, no tienen nada que hacer en mi contra. Porque yo… yo si soy un Dios…

martes, 11 de septiembre de 2012

Pensamiento tal...

Callado en la soledad de mi tiempo te pienso y te quiero... Aguda la mente, tranquilo el corazón, solo puedo elevar la plegaria mas tierna que se me ocurre y desear, con todas mis fuerzas, que Dios se apiade de mi y me regale, aunque sea, un  instante, la luz de tu presencia...

viernes, 7 de septiembre de 2012

La segunda canónica (todo fue extraído de la pagina web Casebook.org....

23:30: Annie Chapman regresa a la posada donde se encuentra alojada un día como hoy, 124 años atras y pide permiso para ir a la cocina...

12:10a.m.: Frederick Stevens, quien también es un inquilino en Crossingham dice que bebía una cerveza con Annie que ya estaba un poco ebria. Stevens afirma que ella no salió de la casa de huéspedes hasta las 1:00 PM.
12:12a.m.: William Stevens (un impresor), otro inquilino, entra en la cocina y ve a Chapman. Ella dice que ha ido hasta Vauxhall a ver a su hermana, que se fue a conseguir un poco de dinero y que su familia le había dado cinco peniques. (Si esto es así, se lo gastó en bebida.) Stevens le ve llevar una caja rota de pastillas que saca de su bolsillo. Saca las pastillas de la caja rota y toma un trozo de sobre de la repisa de la chimenea y coloca las pastillas en el mismo. Chapman sale de la cocina. Stevens cree que ha ido a la cama.
Parece obvio que ella se recuperó mediante medicación. La loción que se encuentra en su habitación pudo haber sido traída hasta allí en este momento. Esto vuelve a reforzar la impresión de Stevens de que había ido ella a la cama. Ella ciertamente muestra toda  la intención de regresar a la posada Crossingham.
1:35 AM: Annie regresa a la casa de huéspedes de nuevo. Ella está comiendo una papa al horno. John Evans, el vigilante nocturno, ha sido enviado a recoger su dinero de la cama. Ella sube las escaleras para ver Donovan en su oficina. "No tengo dinero suficiente para mi cama", le dice, "pero no será mucho antes de que tenga más" Donovan le reprende: "Usted puede encontrar el dinero para su cerveza pero no puede encontrar el dinero para su cama." Annie no está consternada. Ella sale de la oficina y se encuentra en la puerta durante dos o tres minutos. "No importa, Tim". afirma, "Pronto estaré de vuelta." Y a Evans le dice: "No pasará mucho tiempo, Brummy (su apodo). Mira, Tim manten  la cama para mí." Su cama regular en la casa de huéspedes es la número 29. Evans la ve salir y en la entrada de Little Paternoster  Row,  va en la dirección de Brushfield Street y luego gira hacia el mercado de Spitalfields.
4:45 AM: Sr. John Richardson entra en el patio trasero de 29 de Hanbury St. en su camino al trabajo, y se sienta en los pasos para quitar un pedazo de cuero que le sobresalía de la bota. Aunque era bastante oscuro en ese momento, él estaba sentado no más de un metro de distancia de donde la cabeza de Annie Chapman hubiera estado si ella ya hubiera muerto. Más tarde testificó no haber visto nada de naturaleza extraordinaria.
5:30 AM: Elizabeth Long ve Chapman con un hombre, detenida  contra los postigos del  29 de Hanbury Street. que están hablando. Long escucha al hombre decir: "¿Quieres?" Annie y ella responde: "Sí". Long afirma que ella había oído el reloj de la Cervecería Águila Negro, Brick Lane, golpear  la media hora justo cuando ella había vuelto a la calle. La mujer (Chapman) estaba de espaldas hacia el mercado de Spitalfields y, por tanto, con el rostro hacia Long. El hombre estaba de espaldas hacia Long.
Unos momentos después del avistamiento Long, Albert Cadosch, un joven carpintero que viven en el  27 de Hanbury Street entra en su patio trasero porque probablemente quería usar la letrina. Al pasar una alta valla de madera de cinco pies que separa el patio de la del número 29, oye voces muy cerca. La única palabra que se divisa es una mujer que dice "¡No!" Luego, al oír algo que cae contra la valla.
El cuerpo de Annie fue descubierto poco antes de 06 a.m. por John Davis, un carretero que vivía en el tercer piso del n º 29 con su familia. Después de alertar a James Green, Kent James y Henry Holland en Hanbury Street, Davis fue a la comisaría de policía de la calle comercial antes de regresar al No.29…
Señores, ya esta aquí el Otoño del Terror…

miércoles, 22 de agosto de 2012

Semana uno...



Jack y su acompañante llegaban por fin a las llamadas “Puertas del Infierno”. Su acalorada discusión hacia unas semanas y su reto de llegar desde su Estambul hasta este sombrío y desierto lugar rendía por fin su primario fruto.
—Mira nada más… valió la pena, ¿no?
—¿Bromeas? Nos ha costado una pequeña fortuna. Lo menos es que pudiéramos llegar a buen puerto Jackie…
—A mi que me importa el dinero que nos hayamos gastado… ¿cumplimos el reto, no? Tu jefe se va a poner furioso porque te fuiste sin avisar…
—¿Furioso? Que va… ni siquiera creo que esté enojado… al contrario… se va a alegrar….
—¿De que hablas mujer? No te…
Jack tuvo a bien interrumpir su dialogo… a lo lejos lo alcanzó a notar… algo estaba saliendo de las puertas… una llaga purulenta e incandescente… algo con una forma humana… e iba hacia ellos…. Antes de que pudiera siquiera decir a su amiga que corrieran, se sintió apresado… era ella quein le hablaba…
—¿Ves Jackie, fresca sabandija? Viene a saludarte… prepárate a conocer su tierno abrazo…

jueves, 26 de julio de 2012

¿De que raza viene la locura?...


¿De que raza viene la locura? ¿Que clase de universo vomita una criatura de semejante forje? Porque yo lo he visto caminar. Semejante monstruo de naturaleza diabolica, sujeto a una ira interior que no habia visto jamás en criatura alguna. Y miren que este mundo es gobernado por tres razas autoctonas y una híbrida….
Me tome un descanso, como habitualmente lo hacía a esa hora de la noche. El parque tenía una vida nocturna bastante populosa: niños gritando mientras sus madres cotejaban los últimos chismes de la colonia. Cafes llenos de jovenes deseosos por parecer intelectuales e impresionar así a sus novias. Y enfrente de todos, a la vista pero completamente ignorado, olvidado, el callejoncito de los sapos. Llamado así, no por otra cosa, sino por una banda de maleantes apodados así, que habían hecho suya la cerrada desde hacía mucho, asaltaban solo a aquellos incautos que no tomaban su precaución al pasar por enfrente. Respetaban y dejaban en paz el resto del vecindario, a cambio de un silencioso pacto con los demás habitantes. Pero esa tregua había sido rota apenas unos días atras, cuando, desesperados por no tener suficente droga y bajo la influencia de la que ya se habían inyectado, asaltaron la tienda de los Gonzalez, un pequeño supermercado que fue presa fácil. No hubo heridos ni muertos, solo el susto, pero también la certeza de que los ataques serían más y más cercanos en cada ocasión. Y eso afecto rapidamente la tranquilidad del barrio.
Yo estaba pasandomela tranquilo sentado en un pequeño banco con formas vegetales de piedra. No tenía respaldo y estaba tallado en una pieza, pero no necesitaba nada más que estar sentado y descansar. El trabajo había sido pesado ese día y antes de llegar a casa a enfrentarme con otro tipo de labores, como cuidar a mis hijos, preparar la cena con mi mujer y cualquier asunto que me quitara la oportunidad de tomar un pequeño receso, decidí sentarme. Quince minutos bastarían para que pudiera sentirme más relajado y nadie me extrañaría en ese lapso de tiempo. La banca que elegí estaba justo enfrente del callejon de los sapos. Y aunque me desagrado la idea de ver que alguien fuera atracado, pudo más el deseo de descansar un rato. Nunca me imagine ser testigo de aquello.
Como a los diez minutos, poco antes de que se cumpliera el tiempo validado y me levantara a seguir el camino a casa ví a aquel joven. Vamos, era completamente normal y no hubiera llamado mi atención de no ser porque caminaba justo enfrente del callejon. Quise gritarle que no lo hiciera, que viniera hacia mí, pero eso me hubiera causado problemas seguramente pues alcance a ver de reojo a los malandrines que ya le habían puesto el ojo. Y dado que sabemos quienes son y donde viven, es lógico pensar que ellos también pueden ubicarnos perfectamente, así que decidí callar. Así que lo deje seguir su camino. Y cuando hubo caminado hasta quedar justo enfrente del callejon, varios pares de brazos salieron de la oscuridad para agarrarlo y llevarlo hacia dentro del lugar, donde podrían asaltarlo a gusto. Dado que era un pequeño callejon rodeado de tres altísimos edificios, tanto a los lados como en la calle detrás, y por la hora del día, casi todo el día una tenebrosa y densa oscuridad se cernia sobre él, de allí que fuera el lugar perfecto para esos criminales. Dadas pues las circunstancias, me debatí entre irme o por lo menos esperar que huyeran a otro lado a repartir el botin y esperar por si el muchacho necesitaba ayuda. Abstraído en esos pensamientos oí el primer grito, pensando en que el chico ya estuviera siendo presa de la violencia de estos tipos, que se hubiera negado, sin saber, porque yo jamás lo habia visto en la zona, como tenía que ser el protocolo para no salir lastimado, y que o se estuviera llevando una severa golpiza o que incluso estuviera siendo atacado ya con algun arma de filo o algún tubo o bat.
Pero no nadamás fue un grito. Algunas personas se acercaron debido a los ya varios gritos que emanaban del callejon, siempre con cautela, ya con la curiosidad a flor de piel. Fue entonces cuando lo vimos volar. Uno de los malandros salia disparado por los aires. Iba totalmente ensangrentado, pero lo suficientemente alerta como para emitir un grito de terror que hizo que se me enchinara la piel. Por fortuna en el juego de fierro donde cayo no habia niños o hubiera sido una tragedia, pues el vuelo, la velocidad y su peso destrozaron el juego. Algunos corrieron a ver al muchacho, quien ya estaba muerto de cualquier forma. Otros, como yo, solo observabamos el terrible espectaculo. Mientras algunos de los sapos huían despavoridos, una horranda criatura como de dos metros y medio salía de las penumbras, demasiado ágil para el volumen de su cuerpo, tanto en la irreal estatura como en las gigantescas medidas de sus musculos y la exagerada forma y tamaño de la cabeza, a todas luces desproporcionada al cuerpo. Una cabezota provista de una gran hilera de dientes, que cubrían la boca, como si fuera una especie de dinosaurio. Sus ojos de pupila Blanca y lo demas en negro le daban un aspecto más aterrador. No supe si era humano, pero de partes de la ropa era demasiado obvio que eso era aquel chico a quien esperaba. Su transformación debió haber tomado por sorpresa a los truhanes que eran presa fácil.
Fue alcanzando a algunos de salto en salto, aventándolos a la mitad de la calle, como juntandolos. A otros, los que fueran más lejos, simplemente les aventaba lo que tuviera a la mano, no importando si se tratara de cosas muy pesadas, simplemente imposibles de cargar para un humano normal. Y no, no era ni licantropo ni vampiro, pues yo a lo largo de mi vida conocí a algunos y nada se asemejaba a este monstruo que sabía era humano en su origen… que yo supiera ninguna raza era así y aún los licantropos, que se transformaban en su adolescencia, no sufrían tan brutal y deformadora conversion física. Lo que depués vería me atormentaria por siempre, testigo de hechos que no volvería a ver de Nuevo. La gente huía despavorida, otros se escondían o buscaban refugio. Veía algunos celulares tomando fotos y videos que seguramente saldrían movidos  no darían cuenta real de la criatura. Yo me encontraba en una posición inimaginable, justo enfrente de toda la acción. Y me encontraba paralizado de miedo. ¡Menuda carga, yo que solo iba a tomarme un pequeño descanso! ¡Estaba viendo una auténtica masacre a manos de algo que no podría calificar como perteneciente a ninguna de las razas que habitaban el mundo. Y fue allí, en el trajinar de mis pensamientos en contra de los gritos en mi interior, que me vio a los ojos. Allí estaba él, frente de mí, como esperando un ataque, mientras yo daba cuenta de mis últimos instantes sobre la tierra. Tan frágil, tan débil, no duraría nada en contra de semejante leviatan. Una fuerza de la naturaleza contra un simple humano. Y sin embargo no hizo nada. Solo me miro con sus oscuros ojos y sus dos hileras de dientes, respirando fuertemente como si se tratara de un toro o algun animal así. Un Dios furioso, así lo catalogaría en ese momento.
No supe cuanto tiempo duramos el y yo sin movernos. Lo que quedaba de los delincuentes estaba regado por todos lados. Había acabado su labor. Y aunque con toda seguridad le gritaría asesino en cuanto no me viera, al final de cuentas un asustadizo y cobarde humano, en ese momento comprendía que él solo actuaba en defensa propia. Pude ver en sus ojos un dolor infinito, que me tocaba. Que llenaba, de alguna manera, mi alma y la aplacaba. Sentía empatía con él. Aunque eso termino de confirmarse cuando dejo escapar, con una voz cavernosa y profunda, hipnótica, una sencilla pero esclarecedora frase en forma de pregunta:
-       ¿Por qué no me dejan en paz?...
Acto seguido se irguio de forma completa, lo que permitio observar en plenitud su gigantesca estatura. Una mole de musculos y una deformidad en la cabeza que lo convertían, seguramente, en un paria entre su raza, fuese esta la que fuese. Volteo hacia todos lados. La gente se asomaba estupefacta de todos lados. En todos los edificios habia mirones. En verdad era la primera vez que se veía a alguien así y seguramente se hablaría durante mucho tiempo del monstruo. De la bestia. Nunca supe porque nadie hablo a la policía. Quiero suponer que nadie lo considero, como yo, un riesgo a la integridad del barrio. Simplemente nadie llamo y eso le permitio huír de ese lugar aunque a primera vista no parecia ni siquiera preocuparle pues continuo su camino bien hubo acabado su ataque de rabia. Y mientras sufria una transformación hacia el joven que originalmente había visto ser presa de aquellos que Ahora estaban muertos, tuve el presentimiento de que aquello no era más que el inicio de algo muy grande y de que, al final, todos nos veíamos involucrados…

miércoles, 18 de julio de 2012

Incoherencias


Sobra decir que te extraño como extraño profundamente ver el mar. Lejano. Rencoroso. Así te extraño. Buscando el más leve sonido de mi perdido corazón desalentado. Caray. Apenas comencé y ya estoy llorando. No importa. Sigo buscando. Quizá, si te encuentro diluida en la estación del metro, entre la lluvia recortada y el vaho de los cientos de almas regresando a su hogar producto del ajetreo banal que a diario hacemos, quizá. solo quizá, te encuentre. Y me quedaré, entonces, mudo. no tendré las palabras precisas para escupirte a la cara. Para maldecirte. Porque te extraño tanto, que me hincaré de hinojos y maldeciré mi suerte, mi falta de carácter. Tu probablemente me observes con esos profundos ojos color miel y me dirijas, estudiada, la mejor de tus miradas de desprecio. Será porque apenas y me recuerdas. Solo soy una tenue mancha en el historial de tu vida, mientras que tú fuiste un parteaguas terrible, perfecto, en la mía. Y esa acción de verme, que sólo durará unos cuantos segundos, será la suficiente para volver a marcarme, mientras que para ti solo fui alguien más que iba a subirse al tren.
¿Sabes? alguna vez paso algo similar y contrario a la vez -te lo cuento porque en realidad no tiene nada que ver- cuando una chica me sonrió, ella subida al vagón, yo, esperando a alguien probablemente, porque ahora que lo pienso no puedo elucubrar como fue que la deje ir en ese tren en vez de aventurarme detrás de esa sonrisa que me regalo sin que yo le pidiera nada. Ahora tú sacudes mis sentimientos más profundos para lanzarlos al vacío. me pisas, me hieres, sin conseguir la feliz venganza que estabas segura lograrías en esa hazaña. ¿para que humillarme más? No lo sé. A lo mejor el destello de los momentos tan vívidos en los que pudimos haber participado y que se fueron diluyendo por disputas sin sentido y malentendidos memorables, aparte de las habladurías insensatas que nos condenaron para siempre al fracaso tanto como amigos y que destruyeron para siempre la oportunidad de algo más, algo en lo que siempre tendré duda, pues la fatalidad de los acontecimientos no me permitirá saber si pude haber logrado algo con el tiempo, por mucho que tú digas que no iba a ser jamás.
Ya tiene rato que te fuiste. Cuando llegó él. Lo tomaste del brazo y coqueta le plantaste tu beso más dulce. Me imagino los celos corriendo detrás tuyo, pues las sensaciones de las que fui presa dan a mención posterior de lo inconmensurable de las blasfemias profanadas. terribles en verdad asaltaron mis mejillas hasta encenderlas profusamente. hasta me mordí, bestia de mí. Si dijera que jamás había sentido esto mentiría… pero jamás lo sentí con esta intensidad. Vivaces momentos de lucidez acompañados de súbitas explosiones de furia que solo pude controlar irascible, inquieto.
Sobra decir que te extraño como extraño profusamente aquellas caminatas solo en el viejo parque de la vereda, junto a la cascada de san Ignacio; lento trajinar de mis vaivenes. Suave litigio de mis enfados. Extraño nuestras pocas, profundas pláticas. Como fruncías el ceño. Como reías descontrolada, inclinando la cabeza mientras cerrabas los ojos. Extraño tus poses de niña y tus intentos de madurez que, como los míos, fracasaban absolutamente. Extraño ese único atardecer que compartiste conmigo y nuestras charlas sobre libros. Que desgracia no poder hacer otra cosa que recordarlas hasta memorizarlas profundamente. y al mismo tiempo, que fortuna. Porque la memoria, intento vano de mi alma por enriquecer las experiencias que me atañen, nunca se queda mucho tiempo y sin embargo, tú te has instalado tan dentro que me es imposible no rememorarte en la delgada línea de mi discernimiento; y me siento tan a gusto que me he instalado allí, en ese llano, esperando a que vayas a visitarme y me cuentes historias imaginarias…

martes, 17 de julio de 2012

Pensamiento sabrá Dios que número...

Cierro los ojos cuando te recuerdo, fantasma itinerante de mis inocuos desvelos... y los cierro mientras te beso inerme, inaudita. Y mientras me arrola tu mirada no puedo evitar pensar que esto es lo más cerca que estaré del cielo en toda mi vida..

lunes, 18 de junio de 2012

Erotico_Primera parte...


Observo con lujuria incesante cada uno de tus movimientos, al mismo tiempo que con uno de tus dedos me indicas que vaya a ti. No dudo ni un instante. Esa sonrisa que me derrite cuando se combina con una mirada profunda, determinada, me ha robado la voluntad desde hace tiempo. Y mientras me siento a un lado de la cama, de forma felina te mueves en ella para rodearme, para llegar a mí. Es tu territorio. Yo solo soy libre hasta donde tu quieras, hasta donde me dejes, como cuando de niños intentamos desesperadamente liberarnos del yugo materno, solo para descubrir que somos totalmente dependientes por cuanto nuestra libertad se alimente precisamente de ello.
Lentamente te vas descubriendo… en cada acercamiento, en cada jugueteo. Tus ojos no dejan de verme, mientras te muerdes a ratos los labios, despertando en mi un placer solo movido por mi alma, que te quiere. El espasmo que me provocas es tan dulce, que quisiera no acabara jamás el escarceo. Que esta escena durara mucho tiempo. Me supongo entonces, tonto, por no querer seguir adelante y probar toda la miel que te supone ser tan hermosa. Tan sensual y desecho de inmediato esa idea de la cabeza. Entonces vuelvo a ti, que sigues retozando, poniendo todos tus sentidos al máximo. Traveseas alegremente con mi libido. Levantas mis sentidos a su tope. Me parece tan irreal. Es como una droga que lentamente me arranca de la realidad y me instala en un paraíso donde estas tú solamente conmigo.
Entonces acabas el juego. Me besas. Lentamente. Quitando una a una las capas de la cordura que me envuelve. El primer beso es tímido. Delimitas tu territorio. Entonces, uno por uno, van subiendo de intensidad, mientras bajas de la cama y te sientas en mí, moviendo lenta y rítmicamente tu cuerpo, hasta que mi sexo esta completamente alerta, pidiendo tu cuerpo. Me tomas del rostro y los siguientes besos ya son salvajes. Ya no hay límites. Solo te dejaste llevar, como siempre, haciendo lo que quieres, llevando por delante. Y yo, por supuesto, encantado. Te desvisto desprovisto de equidad alguna, mientras beso tus pechos firmes y huelo tu piel, que me intoxica aún más, sudorosa. Hemos perdido el pudor. Ya no interesa, ¿quien sería tan estúpido para fijarse o detenerse a preguntarse eso en una situación así? Gimes abandonada al placer y eso me excita aún más. Ahora tú eres mía. Ahora yo puedo hacer lo que desee con tu complacencia absoluta. Me costo perder mi alma pero no me importa. Te tengo. Te amo solo a ti. Tú eres mi absoluta perdición y yo me dejo llevar, cerrando mis ojos e imaginando que el mundo se vuelve más pequeño a medida que me adentro en tu memoria táctil. Paso a paso te vuelves yo y yo me vuelvo tú, sin que ello signifique mayor perdida que la de saber que nos prestamos a un momento superior a nosotros, en donde los sentidos muestran su mayor valor.
Ya llegamos tan lejos que no puedo sino terminar con lo que comenzaste tú al provocarme así, sabiendo lo frágil que era ante ti. Te colocas bocabajo, completamente excitada y yo te penetro, besando tu cabello y cuello. Cada gemido tuyo me provoca un placer indescriptible. El tiempo se estira. Se hace seminterno, palpable, dulce. Así duramos… ¿Por cuánto? No lo sé ni me interesa. Solo nos llevamos al éxtasis perenne. Incesante. Todo mi cuerpo esta exhausto. Dolido. Pero mi corazón esta radiante, como si lo hubiera pulido con tu cuerpo. Como si lo hubiera llenado de la energía de tu alma. Como si se estuviera -en una transformación como si fuera tu corazón y no el mío- perdiendo….

domingo, 27 de mayo de 2012

Celebración (Segunda parte)

Comienzas a descender. Jamás te hubiera vuelto a ver tan hermosa,
porque caminar a tu lado fue lo mejor que me ha pasado. Me enseñoreo. Por un instante fui también un Dios.
Y obtuve, aunque fuera por un tiempo muy corto, el amor que siempre quise.
Es entonces cuando me veo por fin, arrodillado. Dolido. Exhausto.

Estas ahora a mi lado. Trémula. Divina. Me miras con esos hermosos ojos
conteniendo todo el dolor del universo. Tiernos ojos de color miel. Mis
terribles ojos bonitos. Y te hincas a mi lado. Y entonces, sin esperarlo….
Me abrazas.

Y es en ese abrazo donde se funden tu dolor y el mío,
vago espejismo de valor incalculable. Se desvanece toda mi rabia
por ser yo quien te dejará ir, sin siquiera gritarte algo cuando me abandonabas…

Ahora no siento tu odio. Solo atisbo a proporcionarte una última vez
el inmenso amor que te tengo. Que te tendré todavía. Que te tuve.
Y decido, por vez primera, sentido infamante del viacrucis inerme,
darte lo que tanto deseabas: tu libertad. El sol comienza a salir. Es ya de día.

Acaricias mi barbilla con tus manos, antes de tomar firmemente mi rostro
y darme un tierno beso. Callado. Solemne. Estoy por sorpresa tomado
y no puedo más que responderte poniendo todo lo que queda de mí en un solo acto.
Te levantas y esbozas una sonrisa. Frunces el ceño divertida y te vas.

Ahora el mundo es otro. Ya no hay más oscuridad. Me dispongo a partir yo también.
Mi mundo de ensueño esta de pie. Ha sobrevivido una y otra vez, pero
en esta ocasión es distinto. Esta vez se ha mantenido sano. Hermoso.
Me allegro. Nunca puede acabar bien el asunto, pero esta ocasión vivo
y me dispongo a partir con el corazón entero y el alma, más que nunca, viva...

viernes, 25 de mayo de 2012

Celebración (Primera parte)

Paso con la lentitud que mi pluma al evocarte provoca.
Recuerdo tu esencia, cálido desliz de lo que en mí aún queda;
se niebla mi vista, mi soledad evoca, tu ausencia duele y mata
y aún así veme, de pie, entero, preparando mis maletas y renovando sueños.

A veces me levanto distraído y termino en el Palacio de mi Memoria
donde te instalaras hace tiempo ya. Señorial. Magnificente. Diosa.
No quieres irte para burlarte de mí. Te preocupas por dejar tu huella
y mientras levanto mi duelo, utilizo mi poca fuerza para no amarte.

Vacía queda la instancia de tu arrojo, cruenta mujer, obligado enigma
por quien dejé ilusiones, amigos, vastas oportunidades de vida y un sueño atroz.

Ya quedaron atrás los sueños mozos. Ya no me responde mi cuerpo al mismo calor.
Debil. Sí, débil, pero firme en mi propósito. Así me levanto de nuevo una y otra
y otra vez, por cuanto te mantengas en tu idea de no permitirme ser mi dueño.

Ahora puedo verte. Elevada por los aires, dominando todo a tu paso
y me dispongo a enfrentarte con el mismo candor con el que decido olvidarte.
Entonces abro la mochila que he traído conmigo y te combato con recuerdos.
recuerdos buenos o malos. Grandes ondanadas de memorias fluídas
que salen con recia calidez de mi alma muerta por no tenerte.
Mi corazón se sale junto con tu viva voz. La de cómplice. La de enamorada.
Y se descubre inócuo. Virgen. Vacía en el breve andar en que se posó tu mirada.

Y tú… tú solo observas. Meditabunda. Ni un solo rastro de aquella pasión
se observa en tu ahora esteril rostro. No hay compasión ni piedad. Ni arrojo
mientras mantienes tu volar igual de inexpresivo. Y entonces sucede.
Toco el instante en que me conociste; lo que según me contaste, sentiste.
Y por fin veo que tu rostro se agrieta por el renovado sentido...

martes, 22 de mayo de 2012

Poema en caos ó te propongo...

Yo te propongo volver sobre mis pasos
con la intención de retroceder el tiempo
y en el instante en que te conocí, verte a los ojos
y hacer de cuenta, que no hay marcha atras.

Hacerte sonreír. Verte llorar. Ya no perderme más
en distracciones inútiles y seguir tu vida al pie de letra.
Coleccionar. Atesorar todos esos momentos a la de ya.
Sentirme como siempre el más afortunado de tenerte.

Yo te propongo que si vuelvo a ese instante
solo me observes hacer mi mejor esfuerzo.
que te diviertas, como cuando eras muy pequeña
y tu padre te llevaba al parque. Cuando sólo podías
sonreír.

Que me dejes conquistarte como lo he hecho
aunque esta vez, será más lento. Más idealizado.
Porque solo he escogido este tiempo para amarte
y hacerlo sin dejar huecos, sin abandonar espacios.

Te propongo que te abandones al amor, sin pensar.
Que me permitas hacerte cielo y Diosa. solo pensarte
y que mi vida este consagrada a tí por completo.
Así no perderíamos más el tiempo y este sería para nosotros.

Bailar al compas del vals eterno con Aire de Bach de ejemplo.
tomar tu talle y en el solitario Salón hacerte brillar.
Perdernos en la solemnidad del entorno, que se haga eterno
para, de esta forma, el ambiente romántico del mundo notar

Te propongo no estar juntos todo el tiempo
pero que en cada espacio que compartamos
el deseo, el cariño, se presenten en fiera amistad.
que guíen el entendimiento de toda una vida.

Y que no te desvanezcas al termino del día. Que
el parsimonioso espasmo de tu pensamiento
se detenga un rato. Solo lo suficiente para que vuelva
sobre mis pasos,retroceda el tiempo y seamos humanos...