martes, 18 de abril de 2017

Deseo...

Muero como cada día
en que la luz de la ondanada
ciega mis ojos en tu desventura
y suena en mis oídos un "quiza".

Y me sereno: ha llegado ya la luz
de una eterna velada, donde la palabra
se ríe de la cruel morada
en donde habita tu "ya sabrás"

Sin embargo el miedo no es por aquello
que en la prontitud de tu mirada muere,
sino por no poder satisfacer el tierno deseo
que en la exacta hora del nacer fenece...

Puede que si sobren motivos...

La promesa de un simple vistazo
cimbra el deseo de un futuro
"donde los versos que escribo"
no denotan las cenizas de un fuego
que no ha existido

Que no es de amor
de lo que hablo
sino de un corazón que siente,
que siente por un demás.

Por una persona que entró
e irse no debe jamás,
de lo que se vio a través del velo,
de la belleza que vio detrás.

Y de ese velo incólume
la sorpresa no deja jamás
de ser la efigie de un hola
y un adiós que no debe, pues,
pronunciarse juntas nunca más...

miércoles, 22 de marzo de 2017

Super Lopez No. 8: The Hell...



"... Hell's way, the lame walk as the wind ..."
El Diablo Cojuelo, Revista Ole! 28, Super Lopez: El infierno. Ediciones B, 1996. Jan

Juan López Fernández, better known as Jan, is a Spanish cartoonist emblematic of the Spanish humor comic, who creates in chapter 28 of the series Super Lopez a good tribute to Dante Alighieri and his Comedy.
A man named Sanatas has arrived at the office of the Chief - who is at that moment with Lopez talking about why he has behaved weird lately - to collect a debt, product of a pact ... With the devil! Pact that has resulted to the boss too much for the cost of payment, which is his soul.
Thus, after escaping from the thugs of Sanatas and after his transformation, Super Lopez will find the way, through the help of the Devil Cojuelo, to enter the nine circles of hell, in order to obtain the contract before Lucifer Enforce the rescue clause for the Chief's soul ...



Jan makes his base of this story of three different slopes with a similar theme: Take the Faust of Goethe and shapes the first part of the story. De Luis Vélez de Guevara takes the Devil Cojuelo and transforms him into a comic character, capable of putting in serious trouble to Super Lopez in his eagerness to take the contract of the Chief to Lucifer, feat that causes the absurd trip of this one for the nine Circles of Hell. But most of the story is based on the engravings of Gustave Doré and Dante Alighieri's Divine Comedy.
I will not dwell on the details of each circle, this being a page dedicated among other things to the Comedy. But he does emphasize that part of the narrative framework is based on a restructuring that Lucifer is trying in hell, now called Infierno Park. Wow, that is updating it. And it is in this commotion that Super Lopez pursues the Devil Cojuelo, which, in turn, we would say, serves as a kind of guide, running all the time but in turn taking the protagonist through each circle.
There are several references by means of vignettes or commentaries between the personages to Spanish locations, to the Novel the Devil Cojuelo or the Divine Comedy, etc. On this page you will find a good guide to some of the meanings or to which certain vignettes refer:

http://superlopezcronologico.blogspot.mx/2014/02/44-el-infierno.html

It is said that Pope John Paul II - I do not know nor could find evidence of this fact - He said that hell really existed. Jan then I look for and document and the final result was this comic that to my opinion is entertaining, Full of references and following a logic with respect to the supreme work of Dante that few have pursued, besides being perfectly documented and up to date in some Aspects (the intrusion of Benito Mussolini, Napoleon, Franco and Joseph Stalin, whom he ironically puts together with those already mentioned). A recommendable Tebeo (which is what they call comic magazines drawn in Spain, following a children's magazine of the 80's, published in Barcelona) if it is achieved because it is very rare ...

Super Lopez No. 28: El infierno...


“…Camino del infierno, tanto anda el cojo como el viento…”
El Diablo Cojuelo, Revista Ole! 28, Super Lopez: El infierno. Ediciones B, 1996. Jan

Juan López Fernández, mejor conocido como Jan, es un historietista español emblemático del comic de humor español, que crea en el capítulo 28 de la serie Super Lopez un buen homenaje a Dante Alighieri y a su Comedia.
Un hombre llamado Sanatas ha llegado a la oficina del Jefe —quien se encuentra en ese momento con López hablando del porqué se ha comportado raro ultimamente— a cobrarle una deuda, producto de un pacto… ¡Con el diablo! Pacto que le ha resultado al jefe demasiado por el costo de pago, que es su alma.
Es asi que, después de escapar de los matones de Sanatas y tras su transformación, Super Lopez encontrará la forma, a través de la ayuda del Diablo Cojuelo, de adentrarse en los nueve círculos del infierno, para poder obtener el contrato antes de que Lucifer haga valer la clausula de rescate por el alma del Jefe…

Jan hace su base de esta historia de tres vertientes distintas entre sí, con una temática parecida: Toma el Faust de Goethe y amolda la primer parte de la historia. De Luis Vélez de Guevara toma al Diablo Cojuelo y lo transforma en un personaje cómico, capaz de poner en serios aprietos a Super Lopez en su afán por llevar el contrato del Jefe a Lucifer, hazaña que provoca el disparatado viaje accidentado de éste por los nueve círculos del Infierno. Pero la mayor parte de la historia esta basada en los grabados de Gustave Doré y en la Divina Comedia de Dante Alighieri.
Dado que aquí el tema central es la Divina Comedia no me detendré en los pormenores de cada círculo, siendo esta una página dedicada entre otras cosas a la Comedia. Pero sí hare énfasis en que parte del entramado narrativo se basa en una reestructuración que Lucifer esta intentando en el infierno, llamado ahora Infierno Park. Vaya, que esta actualizándolo. Y es en este alboroto que Super Lopez persigue al Diablo Cojuelo, que a su vez, diríamos, sirve como una especie de guía, huyendo todo el tiempo pero a su vez llevando al protagonista a través de cada círculo.
Hay varias referencias por medio de viñetas o comentarios entre los personajes a locaciones españolas, a la Novela el Diablo Cojuelo o la Divina Comedia, etc. En esta página encontrarán una buena guía de algunos de los significados o a que se refieren determinadas viñetas:

http://superlopezcronologico.blogspot.mx/2014/02/44-el-infierno.html

Se dice que el Papa juan Pablo II —No me consta ni pude encontrar evidencia de este hecho— Dijo que el infierno realmente existía. Jan entonces busco y se documento y el resultado final fue este comic que a mi parecer es entretenido, lleno de referencias y siguiendo una lógica con respecto a la obra suprema de Dante que pocos han perseguido, además de hallarse perfectamente documentada y hasta actualizada en algunos aspectos (la intrusión de Benito Mussolini, Napoleon, Franco y Iosef Stalin, a quien pone de manera irónica junto a los ya mencionados). Un recomendable Tebeo (que és como llaman a las revistas de historietas dibujadas en España, a raíz de una revista infantil de los 80’s, publicada en Barcelona) si es que se logra conseguir porque es muy rara…

miércoles, 22 de febrero de 2017

Pose I...



Hazme cualquier comentario. Insúltame si es necesario
mientras pueda ser invadido por esa mirada tuya.
Por perderme en ella, la droga de mi alma necesitada,
mataría aún si no me lo pidieras...
Modelo: Nuria Tello.

sábado, 18 de febrero de 2017

Desconocida...


Por que también eres poesía, 
mujer, diosa, nube... viento
que llevas al mundo el divino despertar
de la vida que desde ti se forja
y se plasma en la libertad...

jueves, 16 de febrero de 2017

La lectura (Relato erótico: primera parte)

Sofía leía atentamente el párrafo que le tocaba en turno. Era algo acerca de la muerte de los Templarios en Francia, pero francamente eso le tenía sin cuidado. Toda su concentración estaba puesta en ello para no caer en sus instintos más primitivos enfrente de todo el salón de clases.
Y es que estaba completamente excitada. Caliente como nunca antes. De alguna forma había comenzado a excitarse hacía ya un buen rato, imaginándose a sus compañeros besándola. Tocándola. Y todo por la lectura de aquel libro que la hizo imaginarse un mundo diferente. Con una niña entregándose al amor con sus amigos de barriada, todo para una noble causa. ¿Y que causa perseguía ahora ella al recrear de distinta manera aquella escena pero con diferentes compañeros? Sólo satisfacer un instinto bajo, egoísta, pero que no podía controlar. Y bajo el pupitre había comenzado a tocarse. A acariciarse ella misma. El rubor acudió rápidamente a sus mejillas, mientras vigilaba atentamente que nadie se diera cuenta, pues la vergüenza sería tal que incluso tendría que dejar la escuela.
Después de unos segundos el masaje por encima de su pequeña braga; el imaginarse que era Armando el que le había levantado un poco aquella faldita que les permitían ponerse como uniforme y que en realidad solo servía para provocar a sus compañeros: aquellas falditas de sus compañeras que sabrá Dios cuantos sueños lujuriosos habrían despertado con tal intensidad despertaban en ella un deseo irrefrenable por deshacerse, en ese momento, de buena gana de ella. Y casi podía sentir la respiración de él traspasando la delgada tela de la pantaleta ya húmeda para ese momento. Su respiración se agitaba ya de forma acelerada. Tenía tanto miedo de soltar un gemido de placer intenso que eso la controlaba.
De pronto su mente se desbordo aún más y cerró los ojos por un momento. Rafael ya se acercaba a ella, tomándola del mentón mientras acercaba sus labios a los suyos. Armando no se notaba por debajo del pupitre y ya sus dedos comenzaban, juguetones, a quitar del medio aquella prenda que se interponía. Entonces fue cuando la voz de la profesora la sacó del sueño, pidiéndole que continuara la lectura en donde se había quedado su compañera. Sofía asintió y siguió detenidamente, mientras en su cabeza la escena contraria transcurría normal. Le costaba toda su concentración no dejar de leer y cerrar los ojos. Perderse. La Miss se daría cuenta… ¡Qué pena! Mejor aguantarse…
En ese momento acabó su párrafo. Se volvió a sentar y otro compañero retomo la lectura. Pero a ella dejó de importarle en que iban. Recordaba en una ocasión, cuando la falda que llevaba era un poco más corta de lo normal. Lucía unas espectaculares pantorrillas, pues siempre había visto sus piernas como lo más bello de ella, bien formadas y fuertes, blancas y por su edad, finas. No hubo chico que no la mirara con lujuria. Y ese pensamiento le enervo aún más, por lo que su mano traviesa volvió a hurgar dentro de su braguita. Comenzó un lento ir y venir de sus dedos. Sabía cómo darse placer, de ello no había duda. Y la imagen mental de sus labios vaginales siendo frotados le retumbaba en la cabeza. De repente cambió el ritmo. Ya respiraba de forma agitada. Sudaba un poco y cerraba los ojos cada que podía. Disfrutando. Gozando. Sentía su ropa interior ya completamente mojada pero no le importaba. Ahora era el peligro de ser descubierta lo que la calentaba más y más. Y los movimientos cada vez más audaces, hasta que…

— ¡Miss!— No aguantó más. —¿Puedo ir al baño?— Sin darse cuenta su treta daría resultado, pues toda excitada como estaba, se levantó con dificultad y el sudor más parecía denotar, en ese momento, que estuviera sintiéndose mal, que mostrarla caliente.
—Ve, rápido. Con cuidado— le espeto la profesora, que siguió absorta en lo suyo solo viendo de reojo a su alumna. Pensó en que iría a la enfermería…

Salió tan rápido como pudo. Necesitaba encontrar un lugar. Y lo hallo rápido. Hasta el fondo, pasando los baños, había un pequeño resquicio, una zona del edificio que estaba oculta, mostrando un pequeño rincón que daba absoluta privacidad si alguien quisiera hacer algo que fuera indebido. Y era perfecto porque estaba lo suficientemente lejos de la entrada del baño de mujeres, la más cercana al escondite, como para que alguien pudiera oírle gemir de placer. Además, faltaba mucho para que terminaran las clases, tiempo suficiente para acabar su labor e ir a la enfermería a pedir un antibiótico.
Y allí se entregó de lleno a su embestida. Metió la mano de nuevo bajo la braga y comenzó, esta vez de manera impetuosa, a mover sus dedos en forma circular, presionando su clítoris en rededor. Ya estaba lubricada. Lo sentía erecto…
Entonces se dio cuenta. No estaba sola. ¡Había cerrado los ojos del placer por demasiado tiempo, y perdida en ese vaivén lujurioso no oyó llegar a Julio. Solo se había percatado al sentirlo junto a ella. Pero estaba tan turbada, tan cachonda, tan caliente, que no le importó ni por un momento que él fuera. ¡Que importaba que él ni fuera su tipo, o que no le gustara para nada! Ahora ella lo necesitaba. Y era la oportunidad de él, de su vida. Tenía que llenarla…

miércoles, 8 de febrero de 2017

Ectoplasma...



Brillas de forma breve en tu silueta,
avatar desconocido de efigies y normas.
Salta tu mirada por las viejas viñetas
del corazón que en mi afligir se sonroja...